NUMERO 3 - VERANO 2004

Ensayo - Ronald Nibbe

UN VISTAZO A FUENTE OVEJUNA DE LOPE DE VEGA,
DESDE UNA OPTICA MARXISTA

 

En Fuenteovejuna, un pequeño pueblo rural en la España del Siglo XV se levanta en rebelión contra su Comendador (gobernador nombrado por el Duque de la región) por ser violador de mujeres y cruel en la aplicación de la justicia. En este levantamiento se organiza una brigada especial de mujeres. La lucha termina con la muerte del Comendador. Los alzados hablan entre sí y deciden que nadie va a revelar quién lo mató, y todos acatan esta decisión. A pesar de las amenazas y los maltratos en el Tribunal, nadie identifica al responsable, todos diciendo que "Fuenteovejuna lo hizo." Frente a esta solidaridad colectiva el Tribunal no puede castigar a nadie.

 

¿Sería útil el marxismo en el análisis de este texto? El levantamiento no fue acto de proletarios porque esa clase realmente no existía todavía; los pobladores habrían sido principalmente pequeños comerciantes y campesinos desterrados. El fin político de la lucha no fue establecer un gobierno democrático y popular, sino reestablecer el dominio del Rey Fernando y la Reina Isabel, a quienes los pobladores de Fuente Ovejuna respetaban. La historia pasó en el Siglo XV, y la obra teatral fue escrita por Lope de Vega en 1619. ¿De qué manera podría el marxismo servir como herramienta para echarle luz a esta obra y ayudar al lector para entenderlo?

 

El pensador Leo Spitzer aparentemente pensaba que las ideas revolucionarias de Marx no tienen ninguna aplicabilidad:

   ... we know that this play of Lope de Vega’s has no political (or “revolutionary”) purpose, as Marcelino Menéndez y Pelayo thought – and as the Russians who revived the play in our days may still think -- but treats a metaphysical or moral problem... It is this naïve dream of a Christian World Harmony, cherished by the Spanish poet of the Golden Age Lope … which informs the operatic superstructure in Fuente Ovejuna..

   Cuando Spitzer dice que Fuente Ovejuna "treats a metaphysical or moral problem" implícitamente quiere sostener que el marxismo no tiene nada que decir en el campo filosófico o moral; quiere reducirlo a lo "político" y en última instancia, a lo "económico". Pero Federico Engels dijo algo muy interesante respecto a esta idea:

Según la concepción materialista de la historia, el elemento determinante de la historia es en última instancia la producción y la reproducción de la vida real. Ni Marx ni yo hemos afirmado nunca más que esto; por consiguiente, si alguien lo tergiversa transformándolo en la afirmación de que el elemento económico es el único determinante, lo transforma en una frase sin sentido, abstracta y absurda. La situación económica es la base, pero las diversas partes de la superestructura...también ejercen su influencia sobre el curso de las luchas históricas y en muchos casos preponderan en la determinación de su forma.

Marx nunca dijo que sus ideas deberían reemplazar a las varias disciplinas mentales o académicas; el fundamento del marxismo es su metodología y cosmovisión expresadas en el materialismo dialéctico e histórico. Se trata de una metodología que es aplicable en cualquier área de investigación o pensamiento. Entonces considero que es muy cuestionable que exista una "crítica literaria marxista"; pero sí existen conceptos filosóficos marxistas que podemos aplicar a nuestro estudio de las obras literarias para arrojar luz y comprender mejor su contenido, en su contexto.

 

   Hubo férrea lucha de clases en 1619 cuando esta obra se publicó. El sistema feudal, viejo y caduco pero que todavía tenía mucho poder, batallaba contra una clase nueva, el capitalismo. Los reyes, los señores feudales y la Iglesia Católica con su Inquisición defendían al viejo sistema, y los mercantilistas bregaban por desarrollarse. La Escuela de Salamanca desarrolló conceptos de "derechos humanos" y la igualdad de personas que ahora son reconocidos como fundamentales en el ideario capitalista (si bien muchas veces no son aplicados en la realidad sociopolítica del mundo de hoy).

 

   El año 1619, fecha de publicación de Fuente Ovejuna, marcó el centenario de la ascensión al trono de Carlos V, hecho histórico que los españoles han reconocido como el "principio del fin" de su imperio. En 1619 estaba el Rey Felipe III, y su regente el Duque de Lerma, en medio de graves crisis económicas y sociales y un rápido declive de las fortunas de España. Eso es el contexto histórico de esta obra.

 

La cuestión de la rebelión popular contra opresores, fue muy debatida en ese tiempo. Fuente Ovejuna se publicó poco más de cien años después de que salieran las primeras denuncias del Fray Bartolomé de las Casas acerca del tratamiento de los indígenas en las Américas. Las Casas argumentaba que los "indios" tenían el derecho de levantarse contra cualquier déspota que los maltratara e incluso matarle. No puede descartarse la posibilidad de que Lope de Vega estuviera promoviendo el mismo argumento, no para las "Indias", sino para las poblaciones en territorio español. Si bien no podemos saber a ciencia cierta que Lope tuviera esa intencionalidad, todavía no puede negarse la posibilidad de que la audiencia (principalmente de origen campesina) haya interpretado la obra de esa manera.

 

   La formación de la escuadra de mujeres para luchar contra el Comendador es absolutamente innecesaria para el desarrollo de la trama. Los intérpretes que buscan en este episodio algún sentimiento en favor de la lucha social de la mujer por su liberación, a mi juicio tienen fundamentos muy sólidos.

 

   Naturalmente nunca sabremos ni la intencionalidad del autor ni el impacto social de la obra en su momento histórico. Pero el enfoque marxista que busca entender las contradicciones y la lucha en la superestructura de una sociedad dada, puede servir para desenredar esta obra poniéndolo en su contexto.

 

   Espero que mis intentos de aplicar el marxismo a este texto de Lope, hayan demostrado cómo el marxismo, entendido como metodología y cosmovisión revolucionarias, puede ser muy útil en el estudio y análisis de las obra literarias.

 



Ronald Nibbe es estudiante graduado de español en CSUN